miércoles, 1 de junio de 2016

Rasgos de la nueva educación (VII): Lo importante en la organización escolar no serán las tecnologías, cada vez más invisibles, sino las affordances educativas de las tecnologías.

Esta es la séptima entrada de una serie de diez, que constituyen en conjunto una entrevista solicitada por una revista especializada en la nueva educación. 


Pregunta 7.    Me gustaría que nos situáramos en una situación real e inmediata: un centro educativo (colegio, instituto) que quiere incorporar las nuevas tecnologías de forma adecuada a su tarea de enseñanza-aprendizaje. Una vez que tenemos ese objetivo, ¿qué estrategias, elementos, estructuras, y/o fases deberían concretarse, en su opinión, como experto de tecnología educativa?

Respuesta.-

Bueno, de entrada la pregunta tal como está formulada, supone un patrón de respuesta. Me refiero al hecho de que un centro se plantee incorporar las TIC, o las tecnologías digitales, ya no tan nuevas,  en sus actividades de enseñanza y como medio de aprendizaje para los alumnos.

Las tecnologías digitales ya están introducidas en la vida, forman parte de ella. Ya hay un horizonte que antes imaginábamos inalcanzable: el de la tecnología invisible en muchas áreas de la vida y de la actividad humana. Es un hecho que  YA la tecnología es invisible como medio de escribir y de comunicarse. Nadie recuerda las máquinas de escribir o los faxes. Dentro de poco dejarán de existir los periódicos de papel o incluso las tarjetas de crédito. Se dirá simplemente que se escribe o se lee el periódico, no será preciso matizar que se utiliza el procesador de textos o el periódico digital, y sí será preciso matizar por lo inusual que se trata del  diario comprado en el kiosco, a menos que se refiera al kiosco digital. Y entonces tampoco se dirá digital.

Pues bien cierta tecnología ya es invisible en el mundo de los chicos, incluso en la escuela, pero no en la educación, me refiero a que los alumnos ya portan y utilizan con familiaridad (no con provecho cognitivo siempre, ni claro) tecnología móvil.

Por tanto cualquier iniciativa en el sentido de organizar un uso educativo eficiente de la tecnología debería tener al menos en cuenta ese hecho, la situación y modalidades de uso y familiaridad de los alumnos con Internet, con la tecnología móvil y con los entornos sociales. Y lo debería tener en cuenta no sólo para prevenir malos usos, de hecho esos malos usos se producen por la ausencia de otros o de presencia de la escuela en esos entornos. Por tanto lo importante no son las medidas normativas o limitadoras de su uso exclusivamente, sino sobre todo tener en cuenta estos ámbitos de desenvolvimiento educativo como un espacio continuación del espacio vital del alumno, y de los profesores, para sus actividades de relación, de comunicación y de presencia social o como de fuente de experiencias y de referencias cognitivas.

Dicho eso, en éste o en cualquier momento que se desee innovar en educación, pero no solo, es imprescindible el diseño instruccional, "un proceso sistemático que se emplea para desarrollar programas de educación y capacitación de manera continua y confiable",  y lo que hay escrito sobre experiencias anteriores en relación con el tema. No es conveniente pues estar siempre descubriendo la pólvora. De hecho las teorías son prácticas evidenciadas como principios operativos, me refiero a las teorías reales, no a las opiniones o las exegesis teorizadas o teorizantes.
Cualquier innovación en medios tecnológicos apoyando la enseñanza supone fuertes cambios que implican todo el sistema escolar, por tanto es imprescindible un compromiso fuerte de la comunidad que acepte cambios en horarios, uso de medios prioridades de tiempos y espacios, secuencias distintas de contenidos, coordinación docente para asegurar una homogeneidad de resultados de aprendizaje,… Y que todo eso se refleje en la programación docente. Como vemos los aspectos más importantes no afectan a los medios.

Respecto de estos, de los medios, es importante tener en cuenta no las modalidades o versiones de la tecnología. Todas ellas probablemente suministran recursos sobrados para lo que queramos hacer. Éste es pues un debate estéril, sobre todo porque las versiones cambian con mucha rapidez. Y sí es importante en relación con la tecnología el concepto de affordance.  De affordance tecnológica en general y de affordance educativa.

Gibson da una excelente definición para affordance. Es "una posibilidad de acción disponible en el entorno de una persona, independientemente de la capacidad del individuo para percibir esta posibilidad".

Si hablamos de educación, y de uso de tecnología por los alumnos y los profesores de un centro, una herramienta no tiene como valor preeminente el tecnológico sino su potencialidad en cuando interactúa en un contexto determinado con un alumno o un grupo de alumnos y un profesor con unos fines educativos concretos..

El concepto  de affordance educativa" ha adquirido un significado que se relaciona con “la respuesta a la búsqueda de expresar las propiedades de un entorno que, al interactuar con un usuario, mejora el potencial de aprendizaje”. En palabras de Kirschner:

"Affordances educativas son las características de una tecnología (por ejemplo, cómo se implementa la enseñanza de análisis de curvas y funciones con Wolfram o de Geometría elemental con Turtle Art) que determinan si una modalidad particular de aprendizaje podría ser asumida en un contexto determinado (por ejemplo, trabajar un proyecto en equipo, establecer una comunidad de aprendizaje distribuido) y cómo se produce. En este sentido es muy importante tener en cuenta que una affordance educativa puede determinar cómo se produce el aprendizaje, es decir, las relaciones entre las propiedades de una intervención educativa y las características de los alumnos permiten que se produzcan determinados tipos de aprendizaje en ellos. Y es tarea del profesor que se produzca el aprendizaje desvinculándolo de la herramienta, que se cumpla una atribución de sentido y una capacidad de transferencia de lo aprendido desvinculado de la tecnología. Esto es lo realmente importante.

En realidad los Entornos Personales de Aprendizaje (PLEs) constituyen un conglomerado de afordances educativas. En su seno caben todas las funcionalidades que contribuyen al aprendizaje utilizando tecnología. Está compuesto por todas las herramientas que potencialmente el alumno puede utilizar en toda su vida de aprendizaje y que se continúa en su vida cotidiana y en su vida profesional. Son colecciones de servicios, herramientas y dispositivos que ayudan los estudiantes a construir sus Redes Personales de Conocimiento (PKN, Personal Knowledge Network), poniendo en común nodos de conocimiento tácito (ej. Personas) y nodos de conocimiento explícito (ej. Información).

En todo lo visto en este punto sobrevuela la capacidad concreta de colaboración en el contexto de los equipos docentes. Pero no solo de los innovadores para constituir entre ellos un grupo de frikis aislados del resto, sino para que todos los profesores, sea cual fuere su perfil innovador se sientan comprometidos y concernidos.

Es importante pues que los staffs de los centros conozcan y manejen todo lo concerniente a dinámicas de innovación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada